Si hay buena capacitación, se construye un mejor país

 

En los sectores populares donde se desarrolla la labor pastoral, numerosa población juvenil que ha cursado su bachillerato es inactiva, conformada por adolescentes, entre 16 y 20 años.

 

Entre los egresados de las diferentes instituciones educativas del sector un alto porcentaje, se encuentra en alto riesgo de incursionar en grupos delincuenciales y del consumo y comercio de estupefacientes. De la misma manera el aumento constante de madres adolescentes solteras.


Este es un desafío para el desarrollo de la labor en la Fundación.


La sociedad colombiana necesita de individuos competentes en diferentes áreas, que contribuyan a la construcción de la PAZ, como profesionales, técnicos y tecnólogos, creciendo en dignidad como personas, familias y entornos.